Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» “Yo pongo la Flor-de-lis sobre la situación.”
Mar Sep 04, 2018 9:06 pm por luzmaria

» TODAS LAS RESPUESTAS, ESTAN DENTRO DE TI...
Miér Jun 13, 2018 10:53 pm por Circacia

» Lunes de Hoponopono
Lun Feb 05, 2018 3:33 pm por lmjm

» REFLEXIONES BUDISTAS
Sáb Ene 13, 2018 12:04 am por Yas

» LA ABUNDANCIA NO SE ADQUIERE, SE SINTONIZA. Dr. Wayne Dyer.
Sáb Ene 13, 2018 12:00 am por Yas

» Cuando no esperas nada… todo llega
Vie Ene 12, 2018 11:40 pm por Yas

» Domina la ley de Atraccion.
Vie Oct 28, 2016 6:33 pm por Minerva12

» La decisión de un hombre, salvó al mundo, y nadie lo conoce
Lun Feb 01, 2016 5:45 pm por ad

» Neville Goddard, un maestro espiritual maravilloso
Lun Nov 16, 2015 3:41 pm por lmjm


EL MANDALA: NUESTRO TERAPEUTA INTERNO

Ir abajo

EL MANDALA: NUESTRO TERAPEUTA INTERNO

Mensaje  epsylon235 el Miér Mayo 29, 2013 8:02 pm

Los Mandalas
EL MANDALA: NUESTRO TERAPEUTA INTERNO

La palabra mandala es de origen sánscrito y significa círculo sagrado. Es un símbolo de sanación, totalidad, unión, integración, el absoluto. Más allá de su definición como palabra, desde el punto de vista espiritual, es un centro energético de equilibrio y purificación que ayuda a transformar el entorno y la mente. Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del círculo. Desde el universo (el sol, la luna, los planetas) hasta el esquema toda nuestra naturaleza, los Árboles, las flores, etc. todos siguen una línea circular, ¿y que decir del Átomo o la célula?, elementos de los cuales está constituido el cuerpo humano. Desde ese punto de vista, nuestro organismo lo forman innumerables mandalas.

Todo ser humano tiene su centro, el cual es reconocible, y todos los buscamos constantemente. La experiencia consciente del centro se vive como una felicidad indescriptible. Es la meta de toda meditación. En Último término toda meditación gira alrededor del propio centro y por tanto todo mandala nos recuerda el propio centro y es también meditación.



La utilización de los mandalas se remonta a los tiempos más antiguos. Existen grabados en las pirámides de Egipto, que muestran que los egipcios utilizaban la fuerza de los mandalas para su concentración. Por lo tanto vemos que la utilización de los mandalas con fines de sanación espiritual proviene de remotos tiempos. Caminar, danzar, observar o dibujar mandalas puede ayudar a curar la fragmentación psíquica y espiritual, también nos ayuda a manifestar nuestra energía creativa y a reconectarnos con nuestro ser.

En nuestra cultura y en la época moderna los mandalas han sido estudiados sobre todo por Carl G. Jung, quien descubrió su presencia espontánea en el espíritu, sobre todo en las situaciones de caos psíquico agudo. Estas imágenes interiores responden a la acción de las fuerzas curativas propias frente a la psicosis y a los episodios agudos de neurosis. Jung considera que el hombre moderno esta desintegrado, separado de si­ mismo y que el mandala es una forma arquetípica y considera que la comprensión del arquetipo resulta curativa, con lo cual viene a ser lo mismo que meditar largamente sobre la imagen, fijando la atención en ella. Jung utilizo los mandalas en terapias con el objetivo de alcanzar la búsqueda de individualidad en los seres humanos, solía interpretar sus sueños haciéndolos dibujar un mandala diariamente, en Hasta actividad descubrió la relación que Astas tenían con su centro y a partir de ella­ elaboro una teoría sobre la estructura de la psique humana. Para Jung los mandalas representan la totalidad de la mente, abarcando tanto el consciente como el inconsciente.


Entonces, según la psicología, el mandala representa al ser humano. Interactuar con ellos te ayuda a curar la fragmentación psíquica y espiritual, a manifestar tu creatividad y a reconectarte con tu ser esencial. Integrarlos a nuestras vidas nos dará centro y la sensación de calma en medio de la tormenta. Psicológica mente los mandalas representan la totalidad de nuestro ser. Dado que reflejan la psique humana, cada persona responde a ellos instintivamente, más allá de su edad, genero, raza, cultura, etc.

El creciente interés que hoy suscitan los mandalas y su frecuente aparición que observamos en las artes y en las practicas meditativas revestirán una interpretación especial. Es obvio que estamos en una Época de gran superficialidad que desatiende los aspectos espirituales del ser humano. Esta situación se manifiesta en la unilateralidad de nuestras valoraciones, a su vez relacionada con la unilateralidad del pensamiento. Para pensar, precisamente sirve el cerebro y lo que pasa es que nos hemos limitado casi exclusivamente a un hemisferio, a saber, el izquierdo, ésta mitad es la que piensa y distingue analí­ticamente, la que escribe, lee y calcula. En cambio el hemisferio cerebral derecho, es el responsable de la instrucción holística del mundo, de las facultades artísticas, de la sensibilidad y la capacidad para captar colores, aromas y vibraciones. El predominio unilateral del hemisferio izquierdo es un fenómeno peculiar de nuestra civilización occidental, a la inversa de la cultura oriental, pero llegamos a la conclusión que ni occidente es feliz con la mitad que desarrolla, ni oriente con la suya. Es que no da la solución completa. La solución está en el punto medio entre el este y el oeste… y entre norte y sur, es decir en el centro… en el punto de equilibrio



Articulo Publicado en el Diario “El Salitre”
Autor: Elizabeth Santander
Directora Centro Holístico “Yo Soy Luz”



epsylon235
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 1477
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.