Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Cuando no esperas nada… todo llega
Vie Oct 28, 2016 6:48 pm por Minerva12

» Domina la ley de Atraccion.
Vie Oct 28, 2016 6:33 pm por Minerva12

» TODAS LAS RESPUESTAS, ESTAN DENTRO DE TI...
Sáb Feb 20, 2016 10:00 pm por CAROLINA

» La decisión de un hombre, salvó al mundo, y nadie lo conoce
Lun Feb 01, 2016 5:45 pm por ad

» LA ABUNDANCIA NO SE ADQUIERE, SE SINTONIZA. Dr. Wayne Dyer.
Jue Ene 28, 2016 3:53 pm por ad

» Neville Goddard, un maestro espiritual maravilloso
Lun Nov 16, 2015 3:41 pm por lmjm

» HISTORIAS Y CURIOSIDADES
Miér Ago 19, 2015 3:11 pm por kori

» REFLEXIONES BUDISTAS
Jue Jul 30, 2015 5:22 pm por CAROLINA

» COMO ABSORBER LA ENERGIA DE LOS ARBOLES
Miér Jul 22, 2015 8:55 pm por CAROLINA


No me apuntes con tu dedo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No me apuntes con tu dedo

Mensaje  epsylon235 el Sáb Mar 23, 2013 8:14 pm

No me apuntes con tu dedo
Carlos Bogdanich






Generando vibraciones negativas:


Los ‘apéndices’ del cuerpo humano se dividen en superiores e inferiores. A saber, los dedos, la nariz, las orejas y el sexual solo en los hombres y muy manifiesto, en la época de apareamiento, en los pavos. Del apéndice sexual y el de nariz corren “peligro” según donde “se metan”. Recordemos los famosos dichos ‘darse de narices, estar hasta las narices, meter las narices, tocarse las narices, no ver más allá de las narices o por narices’. Igual sucede con el apéndice sexual, se puede dar el… se puede estar hasta él… se puede meter el… te puedes tocar el… no ver más allá que el… o hacerlo por “narices”. Todas y cada una de las acciones pueden derivar en numerosos resultados. Los dedos no están exentos en producir “daños colaterales”.

Dejado el pecho materno se pasa al chupete y hurtado éste “al descuido” muchos bebés optan por chuparse el dedo como aburrimiento, inseguridad o ansiedad. Pequeño problema que, más tarde o más temprano, tiene fácil solución. Ya vemos como desde pequeños este apéndice comienza a tener su importancia. Pero en la medida que vamos creciendo, también van creciendo los apéndices y sus efectos en el medio.

Poco a poco nuestros dedos se transforman en una herramienta expresiva de primer orden. Dependiendo de su movimiento en el espacio, su firmeza o finura, podemos hacer llegar a los demás nuestros sentimientos más íntimos. Una sutil observación del ‘juego plástico’ de una mano, nos descubrirá la verdadera personalidad y hasta los fines ocultos de un individuo. Nuestros dedos se entrelazan, se acarician y hasta se golpean. Sufren los avatares de la vida del que los lleva y traducen, con sus marcas, arrugas y deformidades el Karma y experiencias de cada persona.

Y para experiencia la del matrimonio, por lo menos para algunos. En plena ceremonia nupcial cobra nuevamente importancia la presencia del dedo anular, cuarto dedo donde colocamos el anillo de compromiso como símbolo de unión “eterna”. De hecho existe una leyenda china que ejemplifica el valor simbológico de cada dedo y en especial el anular. No hace falta recurrir a Confucio, la extensa historia de China a nivel de símbolos es muy amplia y prolífica. Ellos asocian a cada dedo con una personalidad, los pulgares representan a los padres, los indices a tus hermanos y amigos, el dedo medio eres tú mismo, el anular o cuarto dedo representa a la pareja y el dedo meñique a los hijos.

Si juntamos nuestras manos, palma con palma y luego unimos los dedos medio de forma que queden nudillo con nudillo como indica la imagen, al separar de forma paralela tus pulgares (que son los que representan a tus padres) verás que se abren con facilidad ya que ellos no están destinados a vivir contigo hasta el día de tu muerte. Si los volvemos a unir y ahora separamos los dedos indice (que representan a tus hermanos y amigos) veremos que también se abren, ellos también se van ya que por ley de vida tendrán destinos distintos. Si ahora separamos los meñiques (que simbolizan a tus hijos) estos también se abren ya que los hijos crecen y cuando ya no te necesitan, se van haciendo su propia vida. Únelos de nuevo y ahora intenta separar tus dedos anulares (los que representan a tu pareja) verás que no podrás separarlos. Eso se debe, según los chinos, a que la pareja está destinada a estar unida hasta el último día de su vida. De ahí que en ese dedo se coloque el anillo de compromiso, cerrando el círculo emocional.

Pero bien sabemos que las cosas no siempre salen como es nuestro deseo. Ahí aparece el dedo indice marcando en este caso la negación de algo y creando, con su movimiento, una especie de acción hipnótica en nuestros sentidos. Se parece a una espada que corta nuestra ilusión o deseo. Como toda ‘terminación nerviosa’ de nuestro cuerpo, parece emitir una energía de choque que termina frustrando al contrario. Por lo general su efecto es mayor que el de una palabra y quienes lo usan en exceso, terminan alejándose del contacto con los demás.

Ni que hablar cuando el dedo indice se pone firme y se dirige como un misil al entrecejo de alguien. En esa acción estamos canalizando toda nuestra energía, a veces de ira, como queriendo perforar a la otra persona. Inconscientemente queremos hacer llegar nuestro poder o deseo de dominio, como si un arma láser fuese parte anatómica del cuerpo

‘Qué mayor desprecio que no hacer aprecio’ versa el refrán. Pero cuando somos presa de un fanatismo incontrolado, ahí están nuestros apéndices para dar cuenta de ello. Su acción nos hace sentir poderosos, como si toda la fuerza del universo nos acompañara en ese momento. Aunque pueda parecer una respuesta instintiva, en la historia no son pocos los “humanos” que se sintieron poseedores de una “virtud divina” por la cual ejercían su derecho de matar, a la sola acción giratoria de su dedo pulgar.

Así como acostumbrados estamos a usar la anglosajona costumbre de indicar ‘que todo está OK’ manteniendo el dedo pulgar hacia arriba, luego de que los gladiadores romanos saludaran al césar, con su habitual <Ave, Caesar, morituri te salutant> y completaran su “faena” esperaban el gesto utilizado por las multitudes de la Antigua Roma, para sentenciar al gladiador derrotado. En este caso, con el pulgar hacia abajo.

Los dedos en el Arte:




No podía faltar la importancia de los dedos en la expresión artística. Aquí vemos la ‘Creación de Adán’ de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, poniendo total énfasis en el contacto de los correspondientes dedos indice.

Aparente puente entre lo Divino y lo Terrenal. Pero aún el Arte nos guarda otros misterios e incógnitas. Como rompiendo con los cánones estéticos nos encontramos con unas maravillosas pinturas que, a través de mostrar unas “anomalías” físicas en los dedos, lanzan según los expertos un mensaje trascendente. En el óleo sobre lienzo ‘La Madonna de San Sixto’ de Rafael (1516) el pintor pone seis dedos en la mano derecha del Papa Sixto IV. En esa época se consideraba que la persona que tuviese ‘séis dedos’ era portadora de la capacidad de leer los sueños y la facultad de la Psicometría (poder de saber cosas tocando objetos o personas). Ampliación Madonna Sixtina


El nombre San Sixto, Papa que figura en el lienzo, procede de la palabra latina que significa ‘seis’ o ‘sexto’ y en el lienzo aparecen un total de seis figuras. También Rafael pintó seis dedos, pero en este caso en el pié izquierdo de San José en otra de sus obras ‘Los desposorios de la Virgen’. Tuviesen o no razón con el significado de tener seis dedos, hoy dicha “anomalía” se manifiesta en algunos humanos. Aunque parezca mentira, el fenómeno es más habitual de lo que parece. Según dicen los científicos se produce en la gestación múltiple, cuando un embrión absorbe al otro o en casos de endogamia. Pero ello no es significativo de poseer dotes de clarividencia o paranormales.


Si nos alejamos más en la historia hallamos los siguientes pasajes bíblicos que vuelven a poner énfasis en el dedo indice, en este caso, en el ‘dedo de Dios’ (Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escrita con ‘el dedo de Dios’. Exodo 31:18). (y me dio Jehová las dos tablas de piedra escritas con el ‘dedo de Dios’… Deuteronomio 9:10).

Y volviendo a algo más terrenal, de andar por casa, no podemos olvidar cómo “jugamos” con los dedos para protegernos de situaciones difíciles o maleficios. El ‘cruzar los dedos’ es costumbre en muchos pueblos del planeta, nos aporta una sensación de seguridad y dicen que corta las malas influencias de otras personas. En este caso son el dedo corazón y el indice nuevamente que dicen nos protegen conjurando la mala suerte o potenciando nuestros

Dedos de más a dedos de menos:


Realmente ¿le damos utilidad a todos los dedos de nuestras manos?. Si partimos de la base que ‘ todo músculo que no se usa se atrofia ‘ la forma de vida actual puede que nos lleve poco a poco, a prescindir de alguno de ellos. Si antes le daban importancia al tener demás ¿qué pasaría ahora teniendo de menos?


Los famosos personajes de ‘Los Simpson’ con sus cuatro dedos, han revolucionado el concepto del humor y siguen ganando fans en todo el mundo, con sus graciosas, pintorescas y críticas aventuras. Será acaso que ¿sólo con cuatro dedos, analógicos a los ‘Cuatro Elementos’ de la Naturaleza, iríamos más que sobrados?…

Hasta los “escurridizos” extraterrestres se nos presentan con manos de cuatro dedos. ¡Y vaya si han viajado y recorrido lugares!…

De momento nos tenemos que contentar con cinco en cada mano y darles su ‘trabajo’ correspondiente. Eso sí, como marcan las reglas de convivencia y educación ‘ No me apuntes con tu dedo ‘ si lo haces, recuerda que hay ‘tres’ apuntándote a ti.


epsylon235
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 1477
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.