Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Cuando no esperas nada… todo llega
Vie Oct 28, 2016 6:48 pm por Minerva12

» Domina la ley de Atraccion.
Vie Oct 28, 2016 6:33 pm por Minerva12

» TODAS LAS RESPUESTAS, ESTAN DENTRO DE TI...
Sáb Feb 20, 2016 10:00 pm por CAROLINA

» La decisión de un hombre, salvó al mundo, y nadie lo conoce
Lun Feb 01, 2016 5:45 pm por ad

» LA ABUNDANCIA NO SE ADQUIERE, SE SINTONIZA. Dr. Wayne Dyer.
Jue Ene 28, 2016 3:53 pm por ad

» Neville Goddard, un maestro espiritual maravilloso
Lun Nov 16, 2015 3:41 pm por lmjm

» HISTORIAS Y CURIOSIDADES
Miér Ago 19, 2015 3:11 pm por kori

» REFLEXIONES BUDISTAS
Jue Jul 30, 2015 5:22 pm por CAROLINA

» COMO ABSORBER LA ENERGIA DE LOS ARBOLES
Miér Jul 22, 2015 8:55 pm por CAROLINA


El mensaje de una enfermedad

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El mensaje de una enfermedad

Mensaje  epsylon235 el Mar Feb 14, 2012 10:30 pm



El mensaje de una enfermedad

Nuestro cuerpo es la manifestación de lo que somos. El libro: “Un curso de milagros” dice que el cuerpo fue creado por nosotros como un medio para mantener la ilusión de que estamos separados del todo. También dice que Dios respeta la decisión de crearnos esta ilusión y que desea que vivamos en perfecta salud.

Todo lo que el hombre crea es perecible y por eso nuestro cuerpo perece. Sin embargo, nosotros que somos creación de Dios somos eternos, porque todo lo que Dios ha creado es eterno. Utilizamos el cuerpo físico para la experiencia humana y por medio de esta experiencia podemos llegar, finalmente, a la conclusión de que éste es solo una manifestación de lo que estamos siendo aquí en la tierra, pero que nuestro estado natural es sin cuerpo físico.

Como seres espirituales, y cada vez que enfermamos, la vida nos presenta la oportunidad de corregir algún concepto interno que no corresponde a lo que somos. Cuando enfermamos, siempre existe una razón interna que genera la enfermedad. Cada órgano, cada tejido y cada célula obedecen a las vibraciones que nos dejamos sentir.

Cuando reconocemos que somos nosotros los creadores de nuestra enfermedad, se abre una inmensa puerta para entrar y mirar qué es lo que estamos haciendo, pensando y sintiendo. Cada malestar se convierte en una oportunidad de crecer y agradecer, porque nos da una información clara y certera. Ésta nos permite llegar directamente al problema.

Cuando descubrimos lo que sucede, ganamos mucho. Lo primero que ganamos, es que la enfermedad desaparece recibiendo el alivio que eso significa y lo segundo y muy importante, es que nos acercamos un paso más a la verdad de lo que somos y esa es la mayor finalidad. La enfermedad no llega como castigo para que cambiemos, llega como consecuencia de practicar nuestros aprendizajes erróneos adquiridos en el pasado. La manifestación de la enfermedad se convierte en el motivo de nuestra intención de mejorar. Si no sufriéramos ese desequilibrio, seria aun más difícil ver y encaminarnos hacia la verdad de lo que somos.

Un ejemplo es cuando la persona tiene problemas a la garganta. Louise Hay dice en su libro “Sana tu cuerpo” que los problemas de dolor a la garganta se generan por represión del enfado y sentirse incapaz de expresarse. Dice que el nuevo pensamiento corresponde a la aceptación de dejar ir todas las limitaciones y sentir la libertad de ser tal como uno es.

La persona que sufre de molestias a la garganta está ahogada de enfado y ha querido reprimirlo porque ha aprendido que no “era bueno estar enojado”. Es verdad que una persona mas equilibrada puede no enojarse, pero es verdad que si el enfado está, éste debe ser atendido y no ocultado. Ocultar nuestro enojo para que no se note que estamos molestos no es el camino mas adecuado y lo llegamos a descubrir cuando enfermamos. Entonces resulta mucho mejor expresarlo y entrar al nuevo terreno de descubrir qué es lo que nos enoja. Entonces descubrimos que enojarse no es malo como nos dijeron, enojarse significa que estamos haciendo una interpretación errónea de algunos sucesos o de las acciones de algunas personas.

Cuando reprimimos el enojo nos perdemos la inmensa oportunidad de descubrir las erróneas interpretaciones de lo que estamos viviendo. No nos queda bien reprimir absolutamente nada de nada. Lo más conveniente es darle la cara al enojo, aceptarlo y escuchar su mensaje.

Muchas veces nuestros padres nos dijeron que no era bueno expresarse tal como somos, porque no era bien visto. Entonces comenzamos a filtrar nuestras expresiones tratando de controlar lo que pudiera no ser adecuado a lo que se espera de una persona bien educada. Cuando comenzamos a filtrar estas expresiones ponemos mucha tensión en el 5 chacra que afecta nuestra garganta. Este habito puede ser sostenido toda una vida, pero sin duda nos creará un bloqueo de energías en el sistema biológico de la garganta que terminará por afectarla tarde o temprano. Cuando comprendemos eso, podemos pedir que este modelo aprendido pueda ser cambiado en nuestro interior, reclamando el derecho a ser tal cual como somos.

Cuando aceptamos nuestro ser tal cual como es y nos expresamos libremente, comenzamos a sentir alivio de inmediato. Es posible que nuestro hábito se encuentre profundamente incorporado en nuestra mente, pero eso no es motivo para detenerlo o cambiarlo cuando realmente lo deseemos.

Al expresarnos libremente, nuestra garganta mejorará y además las personas nos valorarán mucho más por ser espontáneos y naturales. Cuando queremos ocultar el enojo que realmente sentimos con indiferencia o con una sonrisa falsa, la otra persona lo advierte aunque creamos que no es así. Las energías y las vibraciones que emitimos no nos engañan. Todos percibimos cuando alguien no está siendo natural y espontaneo, todo el mundo percibe cuando estamos queriendo disimular algo que realmente llevamos dentro porque a nosotros nos parece que a los demás no les va a gustar. Cuando vemos esto en otras personas le llamamos algo así como “poco transparente” o “que esconde algo”.

Cuando nos expresamos natural y libremente, esto es percibido por las personas. Nos hacemos mas creíbles, somos mas estimados y mas valorados y hasta somos admirados por esa capacidad de libertad de ser.

La naturaleza es muy sabia y no podemos contradecirla o tratar de engañarla por más que lo intentemos. Ella va a manifestar de inmediato los efectos de la causa que estamos sembrando sin fallar y en la justa medida, ni más ni menos, perfectamente. La naturaleza es sabia porque ella sabe que se requiere tu expresión única e irrepetible. Solo tú puedes aportar lo que ella necesita y no le sirve que te quedes sin expresión.

Tu libre expresión es requerida y si te niegas, lo sabrás.

Patricia González.

epsylon235
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 1477
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.