Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Cuando no esperas nada… todo llega
Vie Oct 28, 2016 6:48 pm por Minerva12

» Domina la ley de Atraccion.
Vie Oct 28, 2016 6:33 pm por Minerva12

» TODAS LAS RESPUESTAS, ESTAN DENTRO DE TI...
Sáb Feb 20, 2016 10:00 pm por CAROLINA

» La decisión de un hombre, salvó al mundo, y nadie lo conoce
Lun Feb 01, 2016 5:45 pm por ad

» LA ABUNDANCIA NO SE ADQUIERE, SE SINTONIZA. Dr. Wayne Dyer.
Jue Ene 28, 2016 3:53 pm por ad

» Neville Goddard, un maestro espiritual maravilloso
Lun Nov 16, 2015 3:41 pm por lmjm

» HISTORIAS Y CURIOSIDADES
Miér Ago 19, 2015 3:11 pm por kori

» REFLEXIONES BUDISTAS
Jue Jul 30, 2015 5:22 pm por CAROLINA

» COMO ABSORBER LA ENERGIA DE LOS ARBOLES
Miér Jul 22, 2015 8:55 pm por CAROLINA


¿ERES TU, UN JUAN SALVADOR GAVIOTA?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿ERES TU, UN JUAN SALVADOR GAVIOTA?

Mensaje  CAROLINA el Jue Nov 24, 2011 4:38 pm

Hace algunas décadas, fue best seller un libro de Richard Bach: Juan Salvador Gaviota.
El libro habla de una gaviota que se atrevió a soñar.
No aceptaba la vida monótona y siempre igual de la bandada, que solo se atrevía a vuelos rastreros, detras de los desperdicios que arrojaban los barcos.
Por atreverse a proponer una vida distinta, las demas gaviotas la aislaron. la dejaron sola.
Juan Salvador, que asi se llamaba la gaviota, comenzó en soledad, la búsqueda de nuevos mares, de nuevos cielos, de nuevos horizontes.
En lo profundo de su corazón, sintio un llamado para abrirse a lo desconocido.
Tras muchos intentos fallidos, un dia se encontro surcando los altos cielos, azules, maravillosos, inmensos. Palpó el vértigo de lo profundo, vivió la originalidad y supo lo que era la creatividad.
Experimento la hondura de la perfección, hasta que llegó al manantial de su propio ser, donde su propia sabiduria, le hizo entender que ya no se trataba de buscar...sinó que todo eso significaba....Ser libre.
Sin embargo, Juan Salvador, seguia pensando en las otras gaviotas, y decidio volver, para tratar de enseñarles que la vida, podia ser algo más interesante que comer los desperdicios de los barcos.
Sabia que las demás, no estaban dispuestas a cambiar sus costumbres
Pero no le importó eso. Con que una sola gaviota se atreviera a emprender un nuevo vuelo, se sentiria feliz, porque desde el fondo, su corazón le decía que no podria vivir intensamente su libertad, sin intentar ayudar a otros a serlo. La plenitud de su libertad implicaba....Servicio...
El amor por los otros, y el perdon por haberla aislado, era tan importante como su propia libertad.
Y volvio, sin predicas ni alardes....
Solo mostró ser una gaviota, nacida para volar alto, con la capacidad de amar, perdonar y servir, cualidades que le permitian elevarse a las alturas.
Poco a poco, algunas gaviotas se acercaron a presenciar su vuelo, y al verla, le pidieron que les enseñara a volar....
Y alli, los cielos se abrieron para Juan Salvador Gaviota, y disfrutó del inmenso gozo que produce el ayudar a otros. Ese gran paso, lo convirtio en un verdadero maestro.
Todos podemos ser sembradores de utopías, más alla de los graznidos de la bandada.
Hoy, más que nunca, debemos mostrar como levantarse de tanto vuelo rastrero, de tanta ilusion de plenitud, en un mundo sin horizontes.
Es necesario rescatar, con esperanzadora firmeza, la vuelta a la utopía de atreverse a construir un mundo donde sea posible vivir en total libertad, dedicandose solo al servicio de los demás. Alla va La Tierra. Es la quinta dimensión y asi se vive alli.
¿Esta Juan Salvador Gaviota, dentro de ti? Entonces...vamos...Alcemos el vuelo.

_________________
Todas las respuestas, están dentro de ti

CAROLINA
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

Cantidad de envíos : 1687
Localización : ARGENTINA
Fecha de inscripción : 04/02/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ERES TU, UN JUAN SALVADOR GAVIOTA?

Mensaje  Circacia el Vie Nov 25, 2011 1:12 am

delfines Espero lograr ser un Juan Salvador Gaviota....eso espero... ok

Interesante resumen del libro..no recuerdo si lo lei...pero creo que no porque esa historia no se me olvidaria...pero en los remolinos de esta realidad...quien sabe Embarassed

Excelente Caro.... Abrazo

_________________
Quien mira hacia afuera, sueña; Quien mira hacia dentro,
despierta.– Carl Jung

Circacia
ADMINISTRADOR
ADMINISTRADOR

Cantidad de envíos : 2008
Fecha de inscripción : 04/02/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ERES TU, UN JUAN SALVADOR GAVIOTA?

Mensaje  epsylon235 el Vie Nov 25, 2011 9:50 am

Frases de Juan Salvador Gaviota


No se debe amar el odio y el mal.

No creas lo que tus ojos te dicen. Sólo muestran limitaciones. Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes, y hallarás la manera de volar.

Tú eres tu propio instructor. Tienes que comprenderle, y ponerlo en práctica.

¡Si nuestra amistad depende de cosas como el espacio y el tiempo, entonces, cuando por fin superemos el espacio y el tiempo, habremos destruido nuestra propia hermandad!

En lugar de perder la fuerza con la edad, el Mayor la había aumentado; podía volar más y mejor que cualquier gaviota de la Bandada, y había aprendido habilidades que las otras sólo empezaban a conocer.

Tú no necesitaste fe para volar, lo que necesitaste fue comprender lo que era el vuelo

"-Ayúdame -dijo apenas, hablando como los que van a morir -. Más que nada en el mundo, quiero volar... -Ven entonces -dijo Juan-. Subamos, dejemos atras la tierra y empecemos. -No me entiendes. Mi ala. No puedo mover mi ala. -Esteban Gaviota, tienes la libertad de ser tú mismo, tu verdadero ser, aquí y ahora, y no hay nada que te lo pueda impedir. Es la Ley de la Gran Gaviota, la Ley que Es. -¿Estás diciendo que puedo volar? -Digo que eres libre. Y sin más, Esteban Lorenzo Gaviota extendió sus alas, sin el menor esfuerzo, y se alzó hacia la oscura noche. Su grito, al tope de sus fuerzas y desde doscientos metros de altura, sacó a la Bandada de su sueño: -¡Puedo volar! ¡Escuchen! ¡PUEDO VOLAR!"

Su único pesar no era su soledad, sino que las otras gaviotas se negasen a creer en la gloria que les esperaba al volar; que se negasen a abrir sus ojos y a ver. Aprendía más cada día.

"-Pobre Pedro. No creas lo que tus ojos te dicen. Sólo muestran limitaciones. Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes, y hallarás la manera de volar."

"Tienes que practicar y llegar a ver a la verdadera gaviota, ver el bien que hay en cada una, y ayudarlas a que lo vean en sí mismas".

"-Cada uno de nosotros es en verdad una idea de la Gran Gaviota, una idea ilimitada de la libertad -diría Juan por las tardes, en la playa -, y el vuelo de alta precisión es un paso hacia la expresión de nuestra verdadera naturaleza. Tenemos que rechazar todo lo que nos limite. Esta es la causa de todas estas prácticas a alta y baja velocidad, de estas acrobacias..."

Las gaviotas, como es bien sabido, nunca se atascan, nunca se detienen. Detenerse en medio del vuelo es para ellas vergüenza, y es deshonor.

La vida es lo desconocido y lo irreconocible, salvo que hemos nacido para comer y vivir el mayor tiempo posible.

¿Es que no pueden imaginar la gloria que alcanzarían si realmente aprendiéramos a volar?

Tienes que practicar y llegar a ver a la verdadera gaviota, ver el bien que hay en cada una, y ayudarlas a que lo vean en sí mismas.

Ya he terminado con esta manera de ser, he terminado con todo lo que he aprendido. Soy una gaviota como cualquier otra gaviota, y volaré como tal.

"-La única Ley verdadera es aquella que conduce a la libertad -dijo Juan-. No hay otra."

"Después de un tiempo, Pedro Gaviota se obligó a remontar el espacio y se enfrentó con un nuevo grupo de estudiantes, ansiosos de empezar su primera lección. -Para comenzar -dijo pesadamente-, tenéis que comprender que una gaviota es una idea ilimitada de la libertad, una imagen de la Gran Gaviota, y todo vuestro cuerpo, de extremo a extremo del ala, no es más que vuestro propio pensamiento."

Lo que necesitas es seguir encontrándote a ti mismo, un poco más cada día; a ese verdadero e ilimitado Pedro Gaviota.

No hay nada más difícil en el mundo que convencer a un pájaro de que es libre, y de que lo puede probar por sí mismo si sólo se pasara un rato practicando.

No intentamos cruzar a través de rocas hasta algo más tarde en el programa.

La única diferencia, realmente la única, es que ellos han empezado a comprender lo que de verdad son y han empezado a ponerlo en práctica.

La libertad es la misma esencia de su ser.

Tienes la libertad de ser tú mismo, tu verdadero ser, aquí y ahora, y no hay nada que te lo pueda impedir.

Tu cuerpo entero, de extremo a extremo del ala, no es más que tu propio pensamiento, en una forma que puedes ver.

Tenemos que rechazar todo lo que nos limite. Esta es la causa de todas estas prácticas a alta y baja velocidad, de estas acrobacias...

Cada uno de nosotros es en verdad una idea de la Gran Gaviota, una idea ilimitada de la libertad.

Volar es tanto más importante que un simple aletear de aquí para allá.

Para volar tan rápido como el pensamiento y a cualquier sitio que exista, debes empezar por saber que ya has llegado...

El cielo no es un lugar, ni un tiempo. El cielo consiste en ser perfecto

Pasamos de un mundo a otro casi exactamente igual, olvidando en seguida de donde habíamos venido, sin preocuparnos hacia donde íbamos, viviendo solo el momento presente.

Pero yo no quiero honores. No tengo ningún deseo de ser líder. Sólo quiero compartir lo que he encontrado, y mostrar esos nuevos horizontes que nos están esperando.

No me importa ser hueso y plumas, mamá. Sólo pretendo saber qué puedo hacer en el aire y qué no.

"-¿Cómo quieres que volemos como vuelas tú? -intervino otra voz-. Tú eres especial y dotado y divino, superior a cualquier pájaro. -¡Mirad a Pedro, a Terrence, a Carlos Rolando, a Maria Antonio! ¿Son también ellos especiales y dotados y divinos? No más que vosotros, no más que yo. La única diferencia, realmente la única, es que ellos han empezado a comprender lo que de verdad son y han empezado a ponerlo en práctica."

Para comenzar, tenéis que comprender que una gaviota es una idea ilimitada de la libertad, una imagen de la Gran Gaviota, y todo vuestro cuerpo, de extremo a extremo del ala, no es más que vuestro propio pensamiento.

El problema consiste en que debemos intentar la superación de nuestras limitaciones en orden, y con paciencia.

La única Ley verdadera es aquella que conduce a la libertad. No hay otra.

Somos libres de ir donde queramos y de ser lo que somos.

Rompe las cadenas de tu pensamiento, y romperás también las cadenas de tu cuerpo.

Les resultaba más fácil dedicarse al logro de altos rendimientos que a comprender la razón oculta de ello.

No se debe amar el odio y el mal.

No creas lo que tus ojos te dicen. Sólo muestran limitaciones. Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes, y hallarás la manera de volar.

Tú eres tu propio instructor. Tienes que comprenderle, y ponerlo en práctica.

¡Si nuestra amistad depende de cosas como el espacio y el tiempo, entonces, cuando por fin superemos el espacio y el tiempo, habremos destruido nuestra propia hermandad!

En lugar de perder la fuerza con la edad, el Mayor la había aumentado; podía volar más y mejor que cualquier gaviota de la Bandada, y había aprendido habilidades que las otras sólo empezaban a conocer.

Tú no necesitaste fe para volar, lo que necesitaste fue comprender lo que era el vuelo

"-Ayúdame -dijo apenas, hablando como los que van a morir -. Más que nada en el mundo, quiero volar... -Ven entonces -dijo Juan-. Subamos, dejemos atras la tierra y empecemos. -No me entiendes. Mi ala. No puedo mover mi ala. -Esteban Gaviota, tienes la libertad de ser tú mismo, tu verdadero ser, aquí y ahora, y no hay nada que te lo pueda impedir. Es la Ley de la Gran Gaviota, la Ley que Es. -¿Estás diciendo que puedo volar? -Digo que eres libre. Y sin más, Esteban Lorenzo Gaviota extendió sus alas, sin el menor esfuerzo, y se alzó hacia la oscura noche. Su grito, al tope de sus fuerzas y desde doscientos metros de altura, sacó a la Bandada de su sueño: -¡Puedo volar! ¡Escuchen! ¡PUEDO VOLAR!"

Su único pesar no era su soledad, sino que las otras gaviotas se negasen a creer en la gloria que les esperaba al volar; que se negasen a abrir sus ojos y a ver. Aprendía más cada día.

"-Pobre Pedro. No creas lo que tus ojos te dicen. Sólo muestran limitaciones. Mira con tu entendimiento, descubre lo que ya sabes, y hallarás la manera de volar."

"Tienes que practicar y llegar a ver a la verdadera gaviota, ver el bien que hay en cada una, y ayudarlas a que lo vean en sí mismas".

"-Cada uno de nosotros es en verdad una idea de la Gran Gaviota, una idea ilimitada de la libertad -diría Juan por las tardes, en la playa -, y el vuelo de alta precisión es un paso hacia la expresión de nuestra verdadera naturaleza. Tenemos que rechazar todo lo que nos limite. Esta es la causa de todas estas prácticas a alta y baja velocidad, de estas acrobacias..."

Las gaviotas, como es bien sabido, nunca se atascan, nunca se detienen. Detenerse en medio del vuelo es para ellas vergüenza, y es deshonor.

La vida es lo desconocido y lo irreconocible, salvo que hemos nacido para comer y vivir el mayor tiempo posible.

¿Es que no pueden imaginar la gloria que alcanzarían si realmente aprendiéramos a volar?

Tienes que practicar y llegar a ver a la verdadera gaviota, ver el bien que hay en cada una, y ayudarlas a que lo vean en sí mismas.

Ya he terminado con esta manera de ser, he terminado con todo lo que he aprendido. Soy una gaviota como cualquier otra gaviota, y volaré como tal.

"-La única Ley verdadera es aquella que conduce a la libertad -dijo Juan-. No hay otra."

"Después de un tiempo, Pedro Gaviota se obligó a remontar el espacio y se enfrentó con un nuevo grupo de estudiantes, ansiosos de empezar su primera lección. -Para comenzar -dijo pesadamente-, tenéis que comprender que una gaviota es una idea ilimitada de la libertad, una imagen de la Gran Gaviota, y todo vuestro cuerpo, de extremo a extremo del ala, no es más que vuestro propio pensamiento."

Lo que necesitas es seguir encontrándote a ti mismo, un poco más cada día; a ese verdadero e ilimitado Pedro Gaviota.

No hay nada más difícil en el mundo que convencer a un pájaro de que es libre, y de que lo puede probar por sí mismo si sólo se pasara un rato practicando.







Gracias-2 CARO... Alabanza aplaude Si Si Si aplaude

epsylon235
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 1477
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ERES TU, UN JUAN SALVADOR GAVIOTA?

Mensaje  Carlota el Vie Nov 25, 2011 11:15 am

En algún momento ....años atrás lo leí ...y varias veces!!! , me costó llegar ala médula del libro , ahora con este resumen de Caro..me queda más claro aún Gracias excelente!!! aplaude arcoiris

Carlota
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 749
Edad : 57
Localización : CHILE
Fecha de inscripción : 29/07/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ERES TU, UN JUAN SALVADOR GAVIOTA?

Mensaje  Success el Vie Nov 25, 2011 12:31 pm

Querid@s herman@s del foro... tengo que confesaros que me falta muuuucho para ser un Juan Salvador Gaviota.

Conozco gran parte de la teoría y sigo estudiando... pero la práctica y la constancia ¡¡ese es otro tema muy distinto!!

Y también reconozco que estoy avanzando... muchas de las cosas que antes hacía "porque debían hacerse así", pues las hago ahora de corazón, con amor y devoción... pero me queda mucho camino todavía, de manera que os pido, por favor, paciencia y comprensión... y os agradezco que estéis ahí, al otro lado del teclado. Para mí sois TODOS un punto de referencia muy importante.

Así que, como dice Cir... dentro de mí hay un "Juan Salvador Gaviota"... y un día echará a volar... vaya que sí...

Success
miembro junior
miembro junior

Cantidad de envíos : 171
Edad : 48
Localización : España
Fecha de inscripción : 12/01/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿ERES TU, UN JUAN SALVADOR GAVIOTA?

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 12:40 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.