Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Cuando no esperas nada… todo llega
Vie Oct 28, 2016 6:48 pm por Minerva12

» Domina la ley de Atraccion.
Vie Oct 28, 2016 6:33 pm por Minerva12

» TODAS LAS RESPUESTAS, ESTAN DENTRO DE TI...
Sáb Feb 20, 2016 10:00 pm por CAROLINA

» La decisión de un hombre, salvó al mundo, y nadie lo conoce
Lun Feb 01, 2016 5:45 pm por ad

» LA ABUNDANCIA NO SE ADQUIERE, SE SINTONIZA. Dr. Wayne Dyer.
Jue Ene 28, 2016 3:53 pm por ad

» Neville Goddard, un maestro espiritual maravilloso
Lun Nov 16, 2015 3:41 pm por lmjm

» HISTORIAS Y CURIOSIDADES
Miér Ago 19, 2015 3:11 pm por kori

» REFLEXIONES BUDISTAS
Jue Jul 30, 2015 5:22 pm por CAROLINA

» COMO ABSORBER LA ENERGIA DE LOS ARBOLES
Miér Jul 22, 2015 8:55 pm por CAROLINA


LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  manuel el Jue Oct 06, 2011 8:54 am


LOS SIETE LEGADOS DE LA PROSPERIDAD. LEGADO 1 POR SIBAK



•Publicado por MARIA ELENA SYRO P



Legado 1



CLAVES PARA PROSPERAR


Hay muchas claves que debes tener en cuenta para prosperar. Cada una es una semilla que debes sembrar y cuidar hasta que te dé los frutos que deseas cosechar.

Son muchos los libros que te enseñan la prosperidad, pero me di cuenta que la mayoría de ellos, los mejores, se basaban en los principios contenidos en la Biblia. Sin embargo, la humanidad no ha sabido sacar provecho de la maravillosa riqueza que este libro sagrado nos ofrece.

Se ha pensado en la Biblia como un libro religioso que prohíbe o impone sin importar la felicidad de la humanidad. Las religiones se han adueñado, queriendo velarla con dogmas y significados de un Dios egoísta que nunca ha existido. En nuestros hogares siempre hay una Biblia, pero nunca la leemos y mucho menos practicamos sus principios espirituales.

Entonces ¿por qué no acudimos a la Biblia? Por que no hemos tenido a la mano una guía espiritual que nos dé una verdadera interpretación. Nos han demostrado cómo temerle a Dios; que tenemos que sufrir porque eso le encanta al Creador. Así, psicológicamente nace en nosotros un mecanismo de defensa y huimos de las Escrituras. Es una defensa natural porque no podemos aceptar un Dios que está pendiente a qué horas pecamos para caemos encima y castigamos y que, cuando verdaderamente lo necesitamos, no aparece.

Grandes equivocaciones y confusiones nos alejan del sendero espiritual, de la felicidad, de la evolución interna... de nosotros mismos y del verdadero Dios.

Preguntarás ¿y qué tiene que ver todo esto con la prosperidad?

MUCHO. Pero yo no voy a darte la respuesta. Quiero que la encuentres a medida que vivas las enseñanzas contenidas en este libro.

Sólo tú puedes «comprobar» la existencia de Dios y todo el bien que El nos quiere dar. Es por esto, que este libro lo he querido iniciar con el tema de la prosperidad RAYIMAT.

Primero, porque es fácil practicar sus enseñanzas y segundo, porque es una necesidad inminente en toda la humanidad. Verás los resultados desde un comienzo, siempre y cuando tu interés y dedicación sean sinceros. No me creas, practica insistentemente y convéncete por ti mismo. Empecemos la aventura del RAYIMAT con la primera interpretación bíblica. Tomemos el Evangelio de San Mateo, capítulo 6, desde el versículo 25 hasta el 34, donde Jesús explica nuestro derecho de conciencia a prosperar

«Por lo tanto, yo les digo: no se preocupen por lo que han de comer o beber para vivir, ni por la ropa que han de ponerse ¿No vale la vida más que la ropa?

Miren las aves que vuelan por el aire: ni siembran, ni cosechan, ni guardan la cosecha en graneros; sin embargo, el Padre de ustedes que está en el cielo les da de comer. iY ustedes valen más que las aves! En todo caso, por mucho que uno se preocupe, ¿cómo podrá prolongar su vida siquiera una hora?»

Analicemos esta primera parte. El Divino Maestro nos da una primera regla:
NO PREOCUPARNOS

Las citas bíblicas están tomadas de la Biblia «DIOS HABLA HOY.

La preocupación es uno de los errores más grandes contra la ley de la prosperidad. Esta palabra está formada por el prefijo «pre» que significa antes y la palabra «ocupación» que es el dedicamos a cierta actividad. Por lo tanto la preocupación es el ocupamos antes de tiempo pensando y sintiendo lo negativo y la limitación de una situación determinada. Esto produce ansiedad, depresión, soberbia y falta de fe. Por lo tanto, la ley de la prosperidad no puede actuar, ya que nos encuentra ocupados en el mal antes que suceda.

En vez de preocuparte, ocúpate ya de pensar, sentir, hablar y actuar de acuerdo al bien que tanto necesitas.

La única preocupación válida en nuestra vida es cuando prevenimos a través de buenas acciones, pero si tu preocupación es una idea falsa y preconcebida de un mal que aún no ha sucedido, esta primera impresión crea un campo magnético que atrae rápidamente eso que no deseas. Esta es una de las razones por las que el Maestro Jesús dijo que fuéramos limpios de pensamiento, palabra y obra.

Cuando tú dices cosas como: «Esto no tiene solución», «para qué voy si me va a ir mal», «no me presento a ese trabajo pues yo nunca paso las entrevistas», «para qué le hablo si nunca me escucha», te estás preocupando. Estás generando flujos energéticos mal calificados que producen el mal.

La preocupación es una fuerza muy poderosa que genera una conciencia de limitación haciéndonos prisioneros de nuestros propios pensamientos y sentimientos de incapacidad, ruina y escasez.

Por la preocupación quedamos atrapados sin poder hacer nada para solucionar nuestros problemas y más bien hacemos que nuestro organismo se enferme y la vida se desgaste cada día más.

Jesús dijo muy claro: «Conoced la verdad y ella os hará libres». Esta verdad no se puede definir por lo infinita pero sí se puede conocer a través de las leyes divinas. Parte de esa verdad es que debes estar tranquilo, sereno y permitir a Dios actuar. Muchas veces Dios espera hasta el último momento para damos la gran sorpresa. La verdad aplicada a la prosperidad nos enseña que debemos confiar en todo momento en Dios.

Tú notas cuando estás preocupado por síntomas como la ansiedad y la angustia, luego te desanimas y te deprimes perdiendo interés en tu bien. ¡No lo permitas! Cuando te des cuenta que ese enemigo tuyo llamado preocupación se asoma con pensamientos dudosos, temeroso, aquiétate, respira profundo y di varias veces mentalmente: «Estoy en paz y todo lo puedo en Cristo que me fortalece». Luego, al sentirte bien di las palabras poderosas del Salmo 37:

«Confío y amo al Señor con ternura,
hago lo bueno pues sé que El cumple
mis deseos más profundos».

«Pongo mi vida en manos del Señor,
confío en El, pues siempre viene en mi ayuda».

«Guardo silencio ante el Señor; espero
tranquilo a que El me ayude. Dejo el
enojo, abandono el furor; no me enojo,
porque sé que eso empeora las cosas».

«El Señor dirige mis pasos y
me pone en el camino agradable; aún
cuando caiga no quedaré caído porque el
Señor me tiene de la mano».

«Gracias señor por estar siempre conmigo».

«Bendice este mismo bien en los
míos y en todos los hombres, tus hijos ”.

Amén.
Aprende bien esto: «LA CONFIANZA ES LO CONTRARIO DE LA PREOCUPACION’.

Para adquirir esta confianza cuando estás mal, debes querer manifestar el cambio y ayudarte con una oración como la anterior, diciendo cada frase con el corazón y la comprensión de cada palabra.

No me lo creas. Cuando estés mal haz el experimento con la oración que te di y verás los resultados maravillosos.

La segunda regla es:

LA CONFIANZA ES LA BASE PARA EDIFICAR LA PROSPERIDAD

La confianza en Dios empieza con la confianza que tienes en ti mismo. Debes estar más seguro de tus cosas. Dios ya ha colocado en ti los dones más poderosos para triunfar y prosperar en tu vida, pero si no confías en ti nunca te darás cuenta de tus grandes valores. Hay una razón de mucho peso para que tengas confianza y la quiero decir con palabras de Og Mandino: «TU ERES EL MILAGRO MAS GRANDE DEL MUNDO’:

¿Por qué preocupamos por la comida, por la bebida o por el vestido que hemos de ponemos? Por la sencilla razón de que tenemos un padre rico, dueño y señor de todo el universo. El es el rey universal y nosotros por ser sus hijos somos príncipes y, como dice San Pablo, sus herederos.

Jesús nos lo explica en San Mateo 7: 7-12 de la siguiente manera:

«Pidan y Dios les dará; busquen y encontrarán; llamen a la puerta y se les abrirá. Porque el que pide recibe; y el que busca, encuentra; y al que llama a la puerta, se le abre».

« ¿Acaso alguno de ustedes sería capaz de darle a su hijo una piedra cuando le pide pan? ¿O de darle una culebra cuando le pide un pescado? ”.
«Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su padre que está en el cielo dará cosas buenas a quien se las pida!

«Así pues, hagan ustedes con los demás como quieran que los demás hagan con ustedes, porque esto es lo que manda la ley».

Pero, para tener la herencia primero hay que reclamarla. La condición que tiene la ley divina es que para poder recibir el bien primero hay que darlo inteligentemente. No solamente basta con dar; hay que saber dar, cómo dar y hasta dónde dar, pues, por dar sin conocimiento podemos hacer más mal que bien, ya sea a nuestro prójimo o a nosotros mismos. Que no nos pase lo del viejo adagio que dice: «Se metió de redentor y salió crucificado».

Veamos un ejemplo práctico del dar para prosperar con el alimento.

El alimento es sagrado y es una fuente de provisión divina. En nuestro hogar no se debe negar la comida, ya que esta actitud produce escasez. Aunque sea una aromática se debe ofrecer con cariño a las personas que nos visitan.

¿Cuántas veces hemos visto personas que esconden las ollas cuando llega algún familiar y prefieren no almorzar hasta que esta visita no se haya ido? Inclusive, al sentir hambre buscan mecanismos supersticiosos para echar a la persona, como colocar una escoba en forma inversa detrás de una puerta. No se dan cuenta que al echar a la persona con actitudes tacañas, están echando fuera el derecho de prosperar.

La tacañería hace a la persona avara y la enferma. ¿Qué sacamos con tener prosperidad económica si no hay prosperidad en la salud?

Anota entonces una tercera regla:




EL ALIMENTO ES SAGRADO,
PUES ES FUENTE DE PROSPERIDAD.

Ofrece siempre alimento. Antes, nuestros abuelos tenían esa buena costumbre y nunca les faltaba con qué cubrir las necesidades del hogar. Bendice el alimento antes de entregarlo con amor y los resultados no se harán esperar.

Si valorizamos el alimento y lo damos con generosidad, Dios no nos negará entonces ese bien. Todo lo que pedía Jesús era hacer el bien que deseamos para nosotros a nuestro prójimo. Y no me refiero sólo al alimento físico, también puedes dar alimento mental como el conocimiento o el consejo y el alimento espiritual como el amor y la paz. Dar bien hace prosperar al prójimo yeso mismo se nos devuelve millonificadamente. Esa preciosa enseñanza crística la podemos aprender en la cuarta regla:

PROSPERAMOS HACIENDO PROSPERAR A LOS DEMAS.

Claro está, no nos atrevemos a dar porque la conciencia limitada cree que si te quedas sin nada luego no lo podrás conseguir, y que puede predominar la carencia de lo que se da. Se piensa que por dar se pierde y por este hecho ya no se puede prosperar más. Esto sólo cabe en la mente limitada, en la que el subconsciente ya está programado con esa falsa creencia, la que hace que preciso pierda y fracase en su prosperidad.

Si comprendemos que al dar con amor, generosa e inteligentemente, podemos asegurar que entre más ofrezcamos, más hemos de recibir. Es una ley universal. Si le das a tu tierra fértil buenas semillas, la tierra te devolverá frutos con miles de semillas de más de las que entregaste. Esta es la quinta regla tomada de las máximas de Jesús:

LO QUE TU SIEMBRAS
ESO RECOGES.

Si siembras el mal cosecharás mal; pero si siembras el bien, obtendrás bien.

El derecho de conciencia que estudiamos antes, nos da la oportunidad para prosperar. Pero al crear falsas creencias sobre tu bienestar, le cierras la puerta. Ya sabes, la naturaleza divina que hay en ti como hijo de Dios; Jesús dice:

«Tú vales más que las aves y a ellas Dios alimenta, con mayor razón lo hará contigo». Por esto, grábate muy bien la sexta regla como un decreto para toda tu vida:








TENGO TODO EL DERECHO DE CONCIENCIA DE PROSPERAR
COMO UN VERDADERO HIJO DE DIOS, PUES ES MI MERECIMIENTO.

Pasemos ahora a analizar otra parte del contexto que estamos estudiando del capítulo 6 de San Mateo. Esta parte dice así:

« ¿Y por qué se preocupan ustedes por la ropa? Fíjense cómo crecen las flores del campo: no trabajan ni hilan. Sin embargo, les digo que ni siquiera el rey Salomón, con todo su lujo, se vestía como una de ellas. Pues si Dios viste así la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, ¡con mayor razón los vestirá a ustedes, gente de poca fe! Así que no se preocupen preguntándose: ¿Qué vamos a comer?, o ¿con qué vamos a vestimos? Todas estas cosas son las que preocupan a los paganos, pero ustedes tienen un Padre Celestial que ya sabe que las necesitan».

Jesús sigue hablando de la preocupación, esa posesión que hacemos de la limitación. Muchos no lo entienden al comenzar estos estudios precisamente porque estamos invadidos de convicciones como: «No hay», «no conseguiré», «no se puede», «yo no nací para esto», en fin, todas las trabas que nos empeñamos en tener para no prosperar. Inclusive muchos dicen querer prosperar, pero su comportamiento es de mendigos, es de aceptar la miseria o les gusta sentirse víctimas de las circunstancias y que todo el mundo los esté pobreteando. Su alegría es que le digan: «lástima me da por ti», «pobrecito, mira qué carita tiene». Estas expresiones no las debemos permitir porque peor nos va. Esos pensamientos están mal calificados y se impregnan en nuestro campo de fuerza reforzando la conciencia de pobreza y mal.

Tal vez entiendas intelectualmente estos conceptos pero no los comprendes o aceptas que sean posibles. No te preocupes, estúdialos que más adelante la misma experiencia, la misma vida, te los hará comprender. Con el conocimiento previo en el momento preciso asimilarás la comprensión interna de lo que dudas, de lo que crees que no es posible.

Las ideas del mundo material y la falta de conocimiento de las leyes espirituales que gobiernan el universo es lo que propicia la preocupación. Por ejemplo, si la envidia, la soberbia, el odio, la venganza, el egoísmo, la terquedad, los vicios, etc., están en el sistema de creencias de una persona, entonces es seguro que la penuria será su compañía, pues adora estos malos hábitos simbolizados en la Biblia como dioses paganos. Al sufrir penurias y sentir la limitación, una persona así se vuelve ansiosa y cierra toda posibilidad de bien; si ora lo hace con tensión; así una oración no llega ni al techo de la casa.

Así como la ley divina hace prosperar una flor, con mayor razón lo hará con nosotros. Pero la desconfianza nos hace transgredir la ley, pues ella no se va contra nuestras propias creaciones, sino que es nuestro poder de libre albedrío el que decide lo que escogemos vivir: construir o destruir.

No sólo nos preguntamos ¿Qué vamos a comer? ¿Con qué vamos a vestimos? Sino que estamos quejándonos y disculpándonos por todo en vez de entrar en acción de acuerdo con la ley.

Es de vital importancia practicar una séptima regla a conciencia y vigilar continuamente que se esté cumpliendo:

NO QUEJARSE POR NADA DEL MUNDO.

La queja no es de un verdadero creyente en el poder divino. Es más bien la herramienta que tienen los paganos para estar disculpándose con excusas y pretextos para no prosperar sanamente como lo exige la ley universal.

Además que con la queja no consigue gran cosa. Conocí una persona que se quejaba hasta cuando dormía. Su lema predilecto era: «Quien no chilla no mama». En cierta forma es cierto su lema, pero los chillidos cansan a cualquiera, provocando desprecio. Por tanto chillido consigue lo que quiere algunas veces, pero se lo dan de mala gana y luego le rehúyen.

Cuántas veces vemos a alguien quejándose de su triste situación. Como respuesta de los que le escuchan, sólo recibe unas palmaditas de consuelo y unas palabras pobreteándolo; empieza día a día a perder su carisma (si lo tuvo), a ser ignorado por sus amistades y a perder confianza en sí mismo y autoestima.

La queja es la característica más visible del ser que tiene mentalidad de mendigo.

Por ser hijo de Dios, no puede ser verdad que seas mendigo. Eres príncipe con derechos de conciencia pero también con deberes de conciencia, por lo tanto no estés quejándote.

A través de las páginas de este libro te estoy enseñando a prosperar. ¡Es posible!... más que eso, es un deber espiritual, pues si Dios es la prosperidad misma, tú debes buscar esa perfección. Es mucho lo que hay que conocer de Dios, vivirlo, practicarlo.

La prosperidad ya sea de amor, salud, espiritual, economía, etc., es un buen inicio ya que estás apegado a un mundo material. Dios está presente en este mundo físico y El sabe lo que tú necesitas antes de que lo pidas. Es así, que en nuestras cosas empezamos a ver las cosas de Dios aumentando nuestra fe y sabiduría.

La última parte del contexto de San Mateo dice:

Por lo tanto pongan toda su atención en el Reino de Dios y en hacer lo que Dios exige, y recibirán también todas estas cosas por añadidura >>.

No se preocupen por el día de mañana, porque mañana habrá tiempo para preocuparse. Cada día tiene bastante con sus propios problema >>.

Para prosperar debemos concentrar nuestra mente y corazón en el reino de Dios. Muchos piensan que el reino de Dios no puede estar también en el plano físico, creen que sólo está en el más allá y que para entrar en el primero debemos ser muy buenos y luego morir. Esto en parte es cierto, pero el reino de Dios no es limitado. Físicamente se le reconoce cuando abrimos nuestros ojos espirituales y reconocemos la manifestación de Dios. Jesús lo dice en el Padre Nuestro.

«Venga a nosotros tu Reino y hágase tu voluntad aquí en la tierra así como se hace en el cielo».

¡Ves! No hay que esperar a morir para penetrar en el reino de Dios. Así la oración pide. El reino, no solamente está en planos superiores, sino que también puede estar entre nosotros.

Pero... ¿Qué es el reino de Dios?

El reino es la manifestación de Dios en acción, en forma visible, perfecta y gloriosa. Es decir, si Dios es amor, verás amor a tu alrededor, sentirás el amor perfecto dentro de tu corazón... no hablo del amor que la mayoría de las personas conoce, un amor egoísta, posesivo, dominante; ese amor por no ser verdadero nos hace sufrir. Todo lo que Dios es, lo puedes vivir en su maravilloso reino sin importar dónde te encuentres, con quién vivas o trabajes.

Vivir el reino de Dios significa vivir en plena sabiduría, bienestar, amor, verdad... en fin, todo lo divinamente perfecto que trae felicidad. El reino de Dios es la verdadera prosperidad.

Si tu vida ha estado llena de conflictos, enfermedades, sufrimientos y toda clase de penurias, no importa. ¿Sabes por qué? Porque no es la verdad espiritual. Recuerda muy bien: Dios es perfecto. El no comete errores. El creó la forma de que viviéramos y aprendiéramos sin hacemos daño. Eres tú, quien mal utilizando el poder del libre albedrío que Dios te dio creas la clase de vida que tienes. Igualmente es posible cambiar todo en tu mundo, en tu hogar, en tu propio ser. No hay disculpa... no importa si eres viejo, gordo, ciego, o te crees bruto y sin posibilidades de triunfar. Nada aparentemente negativo te puede impedir ser feliz, vivir en paz y libre de mal.

NO ESPERES A MORIR

¡DECÍDETE YA A SER FELIZ!

Imagino que estarás preguntándote:

Muy bueno eso, pero, ¿cómo lo hago, cómo empiezo?

Eso es lo que quiero enseñarte. ¡Ya empezaste! La respuesta no te la doy en pocas palabras, porque es todo un sendero, una forma de vivir. Al terminar de estudiar este libro te darás cuenta de muchos cambios, que has dado un gran paso, pero también descubrirás que hay más por aprender, por hacer, pues el sendero es ilimitado.

Siempre hay mayores posibilidades de crecer, evolucionar trascendiendo hasta niveles que nunca llegamos a imaginar.

La octava regla es el gran secreto de tu éxito físico, de tus logros mentales y de tu comprensión espiritual. Aprende y cumple al pie de la letra esta regla de oro que Jesús nos entregó como clave especial para reclamar la herencia que nos quiere dar nuestro Padre celestial.

POR LO TANTO PONGAN TODA SU ATENCION EN EL REINO DE DIOS Y EN HACER LO QUE DIOS EXIGE Y RECIBIRAN TODAS LAS DEMAS COSAS POR AÑADIDURA.

Puede ser que al comienzo se dificulte algo el aprendizaje del sendero, pero eso es algo natural, es como todo, hay que cogerle el ritmo.

Para que se te facilite simplemente no presiones las cosas. No puedes convertirte en un maestro en un abrir y cerrar de ojos, todo tiene un proceso.

Todo en la vida se aprende, hasta lo que se ve más fácil como caminar, hablar, comer con cubiertos, etc. Tal vez no te acuerdas de eso porque eras muy chico, pero sabes que así fue.

Las cosas se hacen fáciles si uno pone toda su atención en hacer lo mejor posible lo que nos enseñan. Esa es la instrucción de la anterior regla. No basta saberla, hay que practicarla, se debe cumplir fielmente con la ley perfecta, la ley divina.

La ley perfecta es buscar el reino de los cielos y su justicia en nuestra vida, a través de las máximas de fe y devoción a Cristo, además de amor por el prójimo.

Pecar contra el reino de los cielos significa pecar contra Dios yeso trae gran ruina, como le pasó al hijo pródigo que abandonó su hogar y a su padre, creyéndose rico y poderoso, pero no le duró mucho tiempo (Lc. 15:18). Con arrepentimiento tuvo que regresar al padre para volver a prosperar.

La verdad del Reino de Dios, es que nos da poder, autoridad y prosperidad (Jn. 3:27), pero para ello nos exige vivir de acuerdo con su esencia natural y perfecta... EL BIEN.

Si tu vida está llena de tantas dudas, situaciones desagradables, vicios, etc., es porque tú mismo das alimento a las fuerzas de la oscuridad con tus pensamientos, palabras y obras maledicientes, supersticiosas e incrédulas. Jesús nos limpia del pecado, ya que El es el Supremo Rey, el Sumo Sacerdote. Si entregas tu ser a Cristo Jesús y su ley perfecta, encontrarás entonces la prosperidad, el reino de los cielos (Mateo 12:28).
Te irás internando en este reino a medida que practiques esta enseñanza. Fíjate cómo te repito las cosas, porque no te estoy contando algo simplemente, ni te estoy narrando una novela... te estoy instruyendo a través de la repetición que es fuente de sabiduría.

No permitas que estos conocimientos sólo queden en tu cabeza, llévalos a tu corazón y transforma tu vida. Hagamos caso de lo que dice Santiago en su carta en el primer capítulo, desde el versículo 21 hasta el 25:

«Así pues, dejen todo lo impuro y la maldad que tanto abunda, y acepten humildemente el mensaje que se ha sembrado en su corazón; pues ese mensaje tiene poder para salvarlos. Pero no basta con oír el mensaje; hay que ponerlo en práctica, pues de lo contrario SE ESTARIAN ENGAÑANDO USTEDES MISMOS. El que solamente oye el mensaje y no lo practica, es como el hombre que se mira la cara en un espejo: se ve a sí mismo, pero en cuanto da vuelta se olvida de cómo es. Pero el que no olvida lo que oye, sino que se fija atentamente en la ley perfecta, que es la ley que nos trae la libertad, y permanece firme cumpliendo lo que ella manda, será feliz en lo que hace».

Para terminar este primer legado aprendamos una novena regla:

DIOS VIVE EN UN ETERNO PRESENTE

No prosperamos por vivir tanto en el pasado, llorando por lo que no realizamos o por las cosas que nos hicieron. Guardamos tristezas pasadas y seguimos dolidos con personas o situaciones que ya pasaron, hace mucho tiempo. Esto bloquea nuestra visión interna, perdiendo así nuestra capacidad de percibir las oportunidades que Dios nos da para salir adelante en todos nuestros asuntos.

Otros viven el futuro, en lo que no ha sucedido todavía. Hasta sufren por lo que supuestamente va a pasar ¡Qué pérdida de tiempo!... ¿cierto?

El pasado ya pasó; el futuro no ha llegado, tampoco existe. Solamente existe el presente en el que tú vives. Si tú vives un buen presente, puedes transformar los hechos pasados y crear causas positivas, para así en un futuro, que ha de ser realmente un presente, tenga efectos plenamente positivos.

Si tú vives del pasado o preocupado del futuro, te desvinculas del reino de Dios... entonces, sólo vale la pena VIVIR EN EL ETERNO PRESENTE.

Que la luz y el amor de Dios te envuelva..


manuel
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 683
Edad : 44
Localización : españa
Fecha de inscripción : 23/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  epsylon235 el Jue Oct 06, 2011 9:31 am

Gracias manolo...Excelente motivaciones para prosperar...dar para recibir...amar para ser amado...y sobre todas las cosas el equilibrio y la armonía. Abrazo


PROSPERAMOS HACIENDO PROSPERAR A LOS DEMAS.

Claro está, no nos atrevemos a dar porque la conciencia limitada cree que si te quedas sin nada luego no lo podrás conseguir, y que puede predominar la carencia de lo que se da. Se piensa que por dar se pierde y por este hecho ya no se puede prosperar más. Esto sólo cabe en la mente limitada, en la que el subconsciente ya está programado con esa falsa creencia, la que hace que preciso pierda y fracase en su prosperidad.

Si comprendemos que al dar con amor, generosa e inteligentemente, podemos asegurar que entre más ofrezcamos, más hemos de recibir. Es una ley universal. Si le das a tu tierra fértil buenas semillas, la tierra te devolverá frutos con miles de semillas de más de las que entregaste. Esta es la quinta regla tomada de las máximas de Jesús:

LO QUE TU SIEMBRAS
ESO RECOGES.

Si siembras el mal cosecharás mal; pero si siembras el bien, obtendrás bien.

El derecho de conciencia que estudiamos antes, nos da la oportunidad para prosperar. Pero al crear falsas creencias sobre tu bienestar, le cierras la puerta.



epsylon235
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 1477
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 24/10/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  kori el Sáb Oct 22, 2011 4:17 am

Manuel,
muchas gracias por compartir. Me ha gustado mucho el texto. Ultimamente he estado usando afirmaciones metafisicas o decretos y me han ayudado mucho en tanto a aumentar mi fe o confianza en ellas. Muchas veces las afirmaciones como "estoy segura y a salvo en el universo..." no me dan ese toque de credibilidad como lo hacen las metafisicas ya que de chica aprendi a rezar a Dios. Me funciona muy bien usar afirmaciones metafisicas porque me siento mas conectada con la divinidad que esta en mi.
Me gusta mucho "Tengo todo el derecho de cociencia de prosperar como una verdadera hija Dios, pues es mi merecimiento"
Muchas veces mi corazon se llena de miedo y me falta creerme que me merezco lo que deseo o por ejemplo un buen trabajo, pues no me siento suficientemente buena para merecerme las cosas. Lo mas importante es darse cuenta en el momento que estamos cayendo en el temor y preocupacion y inmediatamente aceptar lo que sentimos y percatarnos que tenemos el presente. Gracias ya que repetire que "Dios esta conmigo y me guia".
Besos,
Kori
abrazote

kori
Miembro Experto
Miembro Experto

Cantidad de envíos : 346
Localización : locus amoenus
Fecha de inscripción : 06/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  manuel el Sáb Oct 22, 2011 4:53 am

Hola kori
Son 7 legados, ya ire poniendo los demas.UCDM es una gran ayuda ,ya q trabaja el deshacer el ego, desde la perspectiva de que eres una hija de Dios, que eres espiritu inmortal y que todo lo que necesitas llega ti si aprendes a confiar y entregarte al poder que hay en ti.
Por eso ten cuidado en querer saber lo que te hace falta, puede que no sean masS que deseos del ego basados en el miedo y la carencia.
Ya ire poniendo los restantes, lo importante es que cuando hay miedo, laS ilusiones,el ego gobierna nuestra vida.
Un abrazo kori U





manuel
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 683
Edad : 44
Localización : españa
Fecha de inscripción : 23/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  kori el Sáb Oct 22, 2011 5:17 am

Hola Manuel,
no se que me da comenzar un curso de milagros...sera que me da miedo dejarlo y no ser constante. Dime tu lo haces por la red o te compraste el libro?
Muchas gracias no se por que me viene como anillo al dedo lo que pusiste.
Gracias,
Abrazo

kori
Miembro Experto
Miembro Experto

Cantidad de envíos : 346
Localización : locus amoenus
Fecha de inscripción : 06/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  manuel el Dom Oct 23, 2011 9:56 am

Kori, de tantas y tantas veces que oí menciones, reflexiones sobre UCDM, dije que este año lo iba a hacer.
Y así es.
Estoy muy contento de casi llegarme por la leccion 300 y seguir sin haber abandonado.
Yo me imprimo la leccion del día y la voy leyendo y aplicando.
El libro de texto lo leo a veces, pero tambien te digo que leo a varios autores sobre UCDM, entro en páginas que resuelven dudas, me estoy leyendo un libro que se llama la desaparición del universo, el cual te explica todo muy bien, ..............etc

Pero no lo hagas con ninguna intención en particular, de hecho si ves que algo falta en tu vida, es un buen momento para que mires dentro de ti, y veas que carencia tienes que trabajar.

Aquí va el legado 2:


Legado 2



EQUIVALENTE MENTAL

«...si te vuelves al Todopoderoso... el Todo poderoso será tu oro y tu plata en abundancia».

«El será tu alegría, y podrás mirarlo con confianza. Si le pides algo, El te escuchará, y tú cumplirás las promesas que le hagas. Tendrás éxito en todo lo que emprendas; la luz brillará en tu camino».

Job 22:23-28

«RAYIMAT» significa aumento de prosperidad. Y prosperidad significa PROVISION CELESTIAL, es decir, TENER TODA NECESIDAD CUBIERTA.

Así que la prosperidad no es solamente dinero, sino que también incluye la salud, el amor y todo tipo de bienestar necesario para el equilibrio de una vida sana y placentera.

El orden divino, la protección celestial, la sagrada justicia, entre muchas cualidades de Dios son necesarias en nuestra vida. No es una utopía (sueño del mundo llamado fantasía) invocar estos aspectos divinos, sino que son parte de nuestra herencia divina como hijos de Dios. Esa es nuestra prosperidad.

Todas tus necesidades estarán cubiertas en forma natural; pero para poder recibir esta magna bendición de Dios es necesario que tú cumplas tu parte, es decir, TUS DEBERES DE CONCIENCIA.

Es por esto que la prosperidad se puede aprender, practicar y recibir fácilmente sin complicarse con paticas de conejo o conjuros sacados de la literatura ordinaria.

El «RAYIMAT» no es solamente una palabra mántrica que atrae el poder de la provisión celestial, sino que también es un proceso que está basado en leyes divinas y psicología mística para ayudar a prosperar en forma rápida y sana.

Toma el hábito de estudiar estos legados «RAYIMAT». Toma toda la fuerza que te sea posible para disciplinarte. Realiza una meditación diaria visualizando tu prosperidad, aprende diariamente una práctica nueva y comparte esta enseñanza con la mayor cantidad de personas que tú puedas. Te garantizo que los resultados no se harán esperar, claro está, si sigues el proceso con juicio y devoción.

Antes de trabajar este legado, debes estar consciente de haber trabajado el primer legado. Tu «RAYIMAT» es tu derecho de conciencia de prosperar; no pierdas esta oportunidad tan especial. Da gracias a Dios por esta enseñanza y brinda el éxito de ella al bien de la humanidad.

Feliz «RAYIMAT» en tu vida y hogar.

EQUIVALENTE MENTAL

Dios ya ha sembrado la semilla de la prosperidad en todos sus hijos desde la misma creación. Nuestro deber es germinar esta maravillosa semilla, cuidarla, permitiendo que crezca en su ritmo natural.

El que prosperes o no prosperes sólo depende de ti. Dios no te va a prosperar... te va a ayudar a prosperar. El trabajo es más tuyo, pues Dios ya te entregó las herramientas. Si tú cumples tu parte, Dios no vacilará en presentarte todas las oportunidades, facilitarte los medios y ofrecerte toda la sabiduría necesaria para que triunfes en tus propósitos. Es necesario que comprendas que sólo Dios te ayudará en la medida en que tú te ayudes; así funciona la ley divina. Dios no puede ser ningún alcahueta que atiende los llamados de los caprichosos o perezosos. Tú cumple con tu 50% de esfuerzo y dedicación y el resto déjaselo a Dios.

No le eches más culpa al destino, a Dios, o a personas por tu fracaso. Tú eres rey de tu propio mundo. Así que, puedes gobernarlo a tu antojo, con situaciones indeseables o con el bienestar más grande.

Tú moldeas tu forma de vida de acuerdo a tus creencias, conocimientos y actitudes mentales. El gobierno que das a tu mundo es totalmente mental. Con tus pensamientos desbocas emociones, controlas acciones, buscas medios para entusiasmarte, diriges con optimismo tus ideales o te deprimes, dudas de ti mismo, aceptas la miseria y te debilitas ante la adversidad y el sufrimiento.

Dios es creador de todo el universo y tú por ser imagen y semejanza de El, eres entonces, creador de tu mundo, tanto de forma de vida como de evolución interna. Eres un arquitecto con el poder suficiente para hacer de tu existencia un cielo o un infierno. También tienes la facultad de cambiar tu vida, de transformar tu personalidad. Si hay algo que no funciona en tu hogar, no prosperarás en tus negocios o padecerás una aparente enfermedad... la salvación está dentro de ti, en tu mente.

Aprender a manejar tu mente no es sólo una necesidad, es parte de la misión y aprendizaje de esta vida. Es un deber espiritual. San Pablo nos lo explica en Romanos 12,2:

«No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambien de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que es grato, lo que es perfecto».

Partiendo de esta cita bíblica podemos estudiar reglas básicas para un buen equivalente mental enfocado hacia la prosperidad. Empecemos entonces con la primera:



NO ACEPTAR EL MAL
DEL TIEMPO PRESENTE

¿Cuáles son los criterios del tiempo presente? La guerra, el terrorismo, el desamor, la droga, el SIDA, la pobreza, la mentira, etc.

Al aceptar en nuestra mente estos criterios se hace parte de la programación que hay en nuestro subconsciente, por lo tanto se hace parte de nuestro mundo. Si se habla en los noticieros de pobreza y violencia y yo los acepto en mi vida, seré parte de ese mal colectivo.

Tú puedes decir que no los aceptas porque no los quieres para tu vida; pero tus actos, tus palabras y tus pensamientos dicen lo contrario: te vives quejando a todo momento, «no hay plata», «no se consigue», «hay escasez monetaria», etc. Se dice que no hay plata, pero los bancos están llenos de personas haciendo fila para hacer sus transacciones; la ciudad está llena de centros comerciales, los autos aumentan en las calles y las comodidades son superiores a tiempos pasados.

Lo cierto es que hay personas muy prósperas en su situación financiera o de salud, mientras que otras (a veces esforzándose más de lo normal), viven en una continua limitación, fracaso o sufrimiento.

¿Todo esto por qué?... Por el manejo del mundo mental. Cada uno gobierna sus propios pensamientos, los cuales generan lo que se piensa.

Pasemos a la segunda regla:

PIENSA LA BUENO, GRATO
Y PERFECTO

Vivimos en un mundo mental, que es causa de los efectos que se puedan presentar en el mundo físico. En otras palabras, lo que tú pienses lo verás, tarde o temprano, en tus cosas o situaciones de tu mundo físico.

Cada pensamiento bueno o malo es una ACTITUD MENTAL. El pensamiento es energía; y según enseña la física, la energía no desaparece: se transforma. ¿A dónde crees que van a parar todos tus pensamientos? ¿En dónde paran tus emociones desbocadas o reprimidas? ¿Qué pasa con la energía calificada (con cualidades y funciones) por tus pensamientos y sentimientos que son emitidos a cada segundo?

La energía del pensamiento es calificada (dirigida con una cualidad específica) haciendo el bien o el mal. De acuerdo con esta calificación la energía se transforma en cosas o situaciones positivas o maledicentes. A esta transformación en el mundo físico le llamamos EQUIVALENTE MENTAL.

Por ejemplo, cuando alguien piensa con ACTITUD MENTAL de ser «un pobre diablo», lo más seguro es que veremos como resultado un EQUIVALENTE MENTAL en su forma de hablar negativa; la expresión de pesimismo en su rostro se expresa con emociones depresivas, genera en su campo de fuerza una energía que atrae desprecio, desconfianza y por este equivalente recibe muy poco apoyo y atrae a personas de su mismo pensar y vivir, encasillándose en un círculo psicológico o social bajo.

Si nuestras actitudes mentales están llenas de temor, aceptando toda clase de dificultades y falta de armonía, podemos estar seguros que estamos creando en esta misma vida un equivalente mental de «infierno en la tierra».

Debemos cambiar nuestras actitudes mentales pesimistas por actitudes de optimismo, luz, paz, sabiduría, salud, libertad, amor y prosperidad.

Este cambio es posible. Se realizará a través de un proceso llamado TRANSMUTACION. El principio de este proceso es explicado en el Kybalión:

«La mente, así como todos los metales y demás elementos, puede ser transmutada, de estado en estado, de grado en grado, de condición en condición, de polo a polo, de vibración a vibración. La verdadera transmutación hermética es una práctica, un método, un arte mental».

El saber que todo el bien que deseamos lo podemos crear en nuestra mente y que todas las leyes divinas obedecen a esa creación, nos da la seguridad para aprender a transmutar, a ser verdaderos ingenieros espirituales, transformadores de nuestro mundo y además ejemplos vivos para la humanidad.

El verdadero practicante de la verdad espiritual demuestra la existencia de Dios expresando sus divinos aspectos. Jesús lo aclara al decir: «Por sus frutos los reconoceréis» (Mt. 7:16)

Basados en lo anterior, tenemos la tercera regla para edificar un buen EQUIVALENTE MENTAL:

TODA SITUACION,
TODA FORMA DE VIDA,
TODO SENTIMIENTO,
TODO PENSAMIENTO
SE PUEDE CAMBIAR.

Ahora, ese cambio no es de la noche a la mañana. Tiene su ritmo, va de paso en paso. No basta con decir: «quiero cambiar». La transmutación exige una labor que está dada en tres palabras, las cuales te las doy como la cuarta regla:

PARA CREAR Y DEMOSTRAR UN
EQUIVALENTE MENTAL DE PROSPERIDAD
SE DEBE PENSAR, SENTIR Y HACER,
EN LAS RICAS BENDICIONES
QUE DIOS NOS QUIERE DAR.

Enseña a tu mente a obedecer al bien de tu espíritu. No permitas que los pensamientos maledicentes te dominen, te controlen como si fueras un títere de un falso destino. No señor: piensa de ti con autoestima, con seguridad, con gobierno de tu vida.

Para que tengas éxito en este trabajo de transmutación ten en cuenta las TRES PALABRAS MAGICAS:

PENSAR - SENTIR - HACER

Las tres están interrelacionadas; una no puede ser efectiva sin las otras dos.

PENSAR: Manifestación del Padre. Se es imagen y semejanza de Dios en todos sus divinos aspectos, los cuales debemos desarrollar. Dios-Padre es creador, tú también lo eres; y es deber tuyo despertar este don de la creación en tu mundo, es decir, en tu hogar, trabajo y evolución. Se crea a través del pensamiento.

Igual que Dios-Padre decretó en su pensamiento: «Hágase la luz», en igual forma, tú debes dar la luz a tu vida, tus pensamientos deben ser organizados y controlados. Dios por su perfección gobierna el universo en orden divino y para ello establece leyes universales que deben ser cumplidas para ser parte de ese orden divino. La primera de estas leyes por «aprender y practicar» es la LEY DE Mentalismo.

Esta ley la hemos venido explicando en este libro con el manejo del pensamiento, la actitud y equivalente mental. Practica la ley del mentalismo con pensamientos que vayan con la voluntad de Dios-Padre. Es una de las máximas de Jesús: «Sed, pues, vosotros, perfectos, así como vuestro Padre Celestial es perfecto, imitándole en cuanto podáis» (Mt. 5:48).

SENTIR: Manifestación del Hijo (Ro. 15:5). Dios nos invita a estar siempre unidos mutuamente en sentimientos y afectos según el espíritu de Jesucristo. Es de sabios controlar las emociones y expresar los sentimientos en armonía y en bien hacia nuestro prójimo. En la prosperidad, al unir el pensamiento y el sentimiento (Padre e Hijo Jn. 10:30), se genera un campo de fuerza magnética que nos rodea y que produce tal poder, que los llamados milagros se vuelven la demostración viva de las promesas de Dios.

HACER: Manifestación del Espíritu Santo (1 Ts. 1:5). Si pensamos y sentimos en lo positivo, hemos engendrado vida al bien de nuestro existir; pero si no se actúa de acuerdo con esta fuerza engendrada, ella no manifestará su poder, sino que puede correrse el peligro que la energía se transforme en una calificación equivocada, siniestra o destructora. Tan pronto se siembra buena fuerza magnética con pensamiento y sentimiento, inmediatamente hay que actuar según las cualidades y dones que nos da el Espíritu Santo. Hacer en la luz, significa ser hacedores de milagros, es decir, instrumentos de la gloria de Dios.

Para ayudamos en este aspecto San Francisco de Asís nos da la siguiente fórmula de oro para actuar conforme al Espíritu Santo.

¡Oh señor! Haz de mi un instrumento de tu paz.
Que donde quiera que haya odio, siembre yo amor;
Donde haya ofensa, yo lleve el perdón.
Donde haya discordia, yo lleve la unión.
Donde haya duda, yo lleve la fe.
Donde haya error, yo lleve la verdad.
Donde haya tinieblas, yo lleve la luz.
Donde haya desesperación, yo lleve la esperanza.
Donde haya tristeza, yo lleve la alegría.
¡Oh Divino Maestro!
Concédeme la gracia de no buscar.
Ser comprendido, como comprender;
Ser perdonado, como perdonar:
Ser amado, como amar.
Porque es dando, como se recibe;
Perdonando, como Tú me perdonas;
y muriendo en la falsa personalidad
Es como me entrego a Ti
y resucito en la Vida Eterna.

Gracias Padre por darme la
Oportunidad de servirte.

Eternamente, amén.

Cambiando tus actitudes mentales, puedes dominar emociones y edificar un equivalente mental que te haga feliz. Para que esto se haga realidad, PIENSA lo positivo. lo que va de acuerdo con las leyes divinas, con la voluntad del Creador; SIENTE el entusiasmo del triunfo, del éxito y ACTUA como un príncipe, con todas tus capacidades, con todas tus fuerzas.

Si hay disgusto en tu hogar, no te disgustes. No alimentes lo que está sucediendo en tu vida con un sentir negativo, ni te sientas mal, ni herido, ni ultrajado, ni triste, ni pobre, ni enfermo, ni acorralado, ni destruido, ni derrotado.

Piensa y siente lo contrario de lo que está sucediendo. Si te hacen cosas difíciles de perdonar, perdona. Si hablan de ti, perdona y ora. Odiar te trae problemas, dolor, miseria. Además, odiar es como darle gusto a los enemigos de vemos mal. Perdona ya que así limpias a tu alma.

Si no tienes trabajo, da servicio como sea, que por ley de compensación tu remuneración llegará pronto. Además, así haces conocer tus capacidades y valores humanos.

Si tratan de herirte y ofenderte, no te ofendas, contesta con amor. La violencia no destruye la violencia. El fuego no se apaga con fuego.

Si no te dan la razón, da la razón. Tú no discutas por cosas sin importancia. Hay que ser como el agua, que cuando es atacada por el puñal varias veces, no muestra reacción, sino calma... hasta que el puñal se da por vencido... y el agua no es perturbada.

Ten cuidado cuando te dicen que la voluntad de Dios es que te vaya mal, que enfermes o fracases. Eso es mentira. Recuerda que la voluntad divina es todo lo BUENO, GRATO Y PERFECTO.

Dios te bendice.

SIBAK
Publicado por María Elena Syro P

manuel
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 683
Edad : 44
Localización : españa
Fecha de inscripción : 23/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  kori el Dom Oct 23, 2011 7:35 pm

Gracias Manual,
creo que me atrevere muy pronto a comenzar UCDM. Otra cosa que quiero aumentar a parte del merecimiento es la intuicion. Ultimamente he leido muchos libros pero siento que ya nada llena tanto mi hambre de aprender mas...siento que hay mucho en mi que conocer. Tambien creo que UCDM me servira mucho, a ver si me atrevo girasol5
Leyendo el texto me gusto mucho esto:
Aprender a manejar tu mente no es sólo una necesidad, es parte de la misión y aprendizaje de esta vida. Es un deber espiritual. San Pablo nos lo explica en Romanos 12,2:

«No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambien de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que es grato, lo que es perfecto».

Partiendo de esta cita bíblica podemos estudiar reglas básicas para un buen equivalente mental enfocado hacia la prosperidad. Empecemos entonces con la primera:
Me parece muy importante cambiar los pensamientos bajos como el odio y frustracion, y desconsuelo y reemplazarlos por el amor. Hay muchas veces que me siento en carencia pero luego me doy cuenta en lo que pienso y cambio el sentimiento por amor.
Este texto menciona a San Francisco de Asis y ya habia leido a Wayen Dyer decir que lo admira mucho. Es dificil hacer lo que el dice pero hay que intentarlo.

¡Oh señor! Haz de mi un instrumento de tu paz.
Que donde quiera que haya odio, siembre yo amor;
Donde haya ofensa, yo lleve el perdón.
Donde haya discordia, yo lleve la unión.
Donde haya duda, yo lleve la fe.
Donde haya error, yo lleve la verdad.
Donde haya tinieblas, yo lleve la luz.
Donde haya desesperación, yo lleve la esperanza.
Donde haya tristeza, yo lleve la alegría.
¡Oh Divino Maestro!
Concédeme la gracia de no buscar.
Ser comprendido, como comprender;
Ser perdonado, como perdonar:
Ser amado, como amar.
Porque es dando, como se recibe;
Perdonando, como Tú me perdonas;
y muriendo en la falsa personalidad
Es como me entrego a Ti
y resucito en la Vida Eterna.

Gracias Padre por darme la
Oportunidad de servirte.

Eternamente, amén.
Desde que intento perdonar y comprender mas a los demas, mi vida mejora en el hecho que tengo mayor paz...aunque es dificil. Tengo que volverme un nina otra vez para asi estos sentimientos de amor afloren. Usare el mantra RAYIMAT, veremos como me va ok
Gracias,
Kori

kori
Miembro Experto
Miembro Experto

Cantidad de envíos : 346
Localización : locus amoenus
Fecha de inscripción : 06/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  manuel el Lun Oct 24, 2011 7:46 am

Muy buena tu actitud Kori, claro que sí.
Pero no olvides que detrás de las emociones negativas, hay una creencia, hay un miedo, hay una inseguridad, .................etc, hay cosas que en definitiva hay que trabajar.
No sólo cambiar de pensamiento, aceptar el pensamiento negativo e intentar ver cual es su mensaje.
No querer ser bueno siempre, ser siempre positivo, reprimiendo lo negativo, rechazandolo.

Al final lo que reprimes, lo que ocultas, lo que niegas en ti...............lo proyectas en los demás.
Si en vez de hacerlo así, lo integramos, lo aceptamos, y lo acabamos amando, ya no lo vamos a proyectar en nadie.

Dice UCDM:
"Nunca estás enfadado por la razón que crees."

ES una gran reflexión, ....................para pensarlo cada vez que uno se enfada.

Un abrazo Kori. cpincido contigo en que el perdón es muy importante.

girasol5

manuel
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 683
Edad : 44
Localización : españa
Fecha de inscripción : 23/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  kori el Lun Oct 24, 2011 3:55 pm

manuel escribió:
Al final lo que reprimes, lo que ocultas, lo que niegas en ti...............lo proyectas en los demás.
Si en vez de hacerlo así, lo integramos, lo aceptamos, y lo acabamos amando, ya no lo vamos a proyectar en nadie.

Dice UCDM:
"Nunca estás enfadado por la razón que crees."

ES una gran reflexión, ....................para pensarlo cada vez que uno se enfada.

Un abrazo Kori. cpincido contigo en que el perdón es muy importante.

girasol5
Gracias Manuel,
me ha gustado la reflexion citada. Es verdad que desde chica aprendi a reprimir mis sentimientos para no herir a los demas, "tenia que ser buena".
Me va muy bien lo que has escrito.

Angelote

kori
Miembro Experto
Miembro Experto

Cantidad de envíos : 346
Localización : locus amoenus
Fecha de inscripción : 06/12/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  manuel el Miér Nov 02, 2011 10:20 am



LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD LLENAR VACIOS PARA PROSPERAR
Publicado por MARIA ELENA SYRO


Legado 3

LLENAR VACIOS PARA
PROSPERAR


La PROSPERIDAD es toda una gran aventura que nos hace navegar por las leyes cósmicas. Es emocionante, no sólo por el bienestar que trae, sino que, también, por la forma en que vamos poco a poco descubriendo nuestra verdadera naturaleza e identidad divina en relación con nuestro celestial Creador.

Si nuestro Padre celestial es poderosamente Creador, tú, por ser imagen y semejanza de su luz espiritual, también eres maravilloso creador. Claro está, Dios abarca en toda su creación el universo; tú lo haces en tu propio mundo, esto es más que suficiente, porque debes saber que dentro de tu propio mundo no hay límite de creación, tanto de lo bueno o de lo malo que tú llegues a crear, eso depende de tu libre albedrío.

LA ESCASEZ ES CREADA EN TU MENTE. Eso también es prosperidad, porque de tanto pensar en la limitación, tu subconsciente se ve en la «necesidad» de sintonizarse con la «ley divina» para proporcionarte escasez, cada día en aumento, sin parar, hasta que tú decidas cambiar tu creación mental. Dios te dio la posibilidad de escoger tu propia prosperidad, que es llamada y cultivada de acuerdo con tus actitudes mentales y emocionales.

Cuando se piensa en la provisión divina: que todo lo da, que todo lo cubre y se siente con entusiasmo e intensidad, tu creación de todo bien perfecto estará apoyada por la divina presencia de Dios.

No cierres la provisión divina con tus falsas creencias sobre ti y sobre la forma en que funciona la vida y la prosperidad. No reniegues, no te quejes, no critiques, no sientas envidia, no envidies, no odies... En pocas palabras, sé más sabio, no malgastes tus energías, mantén el equilibrio interno y te aseguro cien por ciento que prosperarás. Tu soberbia y quejadera neutralizan los buenos pensamientos creadores y te enredan en una madeja incontrolable de circunstancias.

¡Levántate! Cambia… Cambia… Cambia...

No me cansaré de decírtelo, porque es la única salida del camino oscuro.

Este libro y cada uno de sus legados son alimento espiritual para el alma y también para la transmutación de tu mundo físico. Gradualmente con la práctica, te das cuenta de cómo las cosas van cambiando. Sólo que no debes parar, no debes interrumpir tus meditaciones diarias; debes fortalecer día a día tu voluntad por medio de la práctica y debes ayudar a otros a prosperar por medio de la enseñanza.

Tú vales mucho. Ten el hábito de beneficiarte con este estudio y así te darás cuenta que tenía razón en la anterior afirmación. Busca tu propio valor, te aseguro que lo encontrarás.

Es bueno que cultives el hábito de la lectura y vayas formando tu propia biblioteca, donde puedas consultar y encontrar sano conocimiento para tu crecimiento interior. Al final de este libro encontrarás los primeros libros básicos para que inicies una biblioteca de gran calidad. Recuerda: no es la cantidad de libros que leas, sino es la calidad de lo que lees lo que te llevará a conocer al verdadero triunfador que hay dentro de ti.


LLENAR VACIOS PARA PROSPERAR

No te ha pasado muchas veces, que en las mañanas a la hora de vestirte, abres tu armario y te quedas observando los vestidos que tienes y al poco rato dices: «caramba... no tengo qué ponerme». Eso sí, el armario está repleto de vestidos, sin embargo, realmente no hay que ponerse. ¿Por qué se presenta esta situación?

Ese día, buscas un vestido para una ocasión especial. El primer vestido, el del matrimonio, no sirve porque está algo raído; el segundo vestido tiene una mancha de tinta en la solapa; el siguiente vestido es negro y ese color no sintoniza con la actividad que vas a realizar; otro vestido, es viejo, hace mucho tiempo no se utiliza, sólo se guarda por los recuerdos gratos que trae, y así sucesivamente con los demás vestidos. No hay vestido adecuado, porque no ha llegado el suministro para comprarlo, o porque no se ha presentado el momento para ir de compras. Razones de por qué no tienes el vestido pueden ser muchas, pero sólo a nivel físico (porque en tu interior ya lo tienes todo, sólo debes aprender a pedirlo). Realmente, de acuerdo con principios universales, se está deteniendo el suministro de ese y muchos vestidos más.

El apego que tú tienes a la ropa detiene el fluir natural de la ley de prosperidad. Debes liberar para crear el vacío que la ley ha de llenar. Coge los vestidos que ya no necesitas, dales las gracias por el servicio prestado y véndelos, dónalos a la beneficencia o haz cualquier otra cosa, pero deshazte de ellos. Al sacar la ropa que no necesitas, tu armario va a quedar con un vacío, a lo mejor grande.













Al ver vacío el armario, di el siguiente decreto:

INVOCO LA PROVISION DIVINA PARA
QUE LLENE ESTE VACIO CON LOS
VESTIDOS PERFECTOS PARA
MI SER Y NECESIDAD.
GRACIAS PADRE POR SER MI DIVINO SUMINISTRO.

La ley enseña que EL UNIVERSO NO SOPORTA VACIOS. Donde hay uno, éste es llenado inmediatamente.

Los vacíos son llenados de acuerdo con la necesidad o al pedido de un ser. Si es una necesidad, se llena por la ley de demanda y oferta. Cuando tú requieres algo, hay alguien que lo está ofreciendo. Al crear una necesidad, se está creando un vacío. La ley universal busca rápidamente la manera de llenarlo en forma perfecta. Pero cuando tú niegas la ley de demanda y oferta, sintiendo y pensando que no hay, no se puede o no se consigue, se llena entonces el vacío, pero con tus propias energías de emociones negativas y maldicientes. Así, la ley al ir a llenar el vacío con el bien requerido por la necesidad, lo encuentra lleno y mal calificado. No puede hacer nada, ya que no puede meterse con tu libre albedrío de producir tu propio mal con tu duda, ansiedad, soberbia, etc.

También se puede crear un vacío para ser llenado con un bien a través de la petición. Es la ley del decreto la que hace posible que pidamos lo que necesitamos.

El decreto es una orden que damos a la ley divina. Dios nos dio ese poder como un maravilloso don para atraer todo lo que queramos. Por ejemplo, el Padre Nuestro, que es una guía científica del poder de la oración, tiene un decreto especial de prosperidad:

DANOS HOY EL PAN
NUESTRO DE CADA DIA.

No estamos mendigando un pedazo de pan para la semana. Por el derecho de conciencia de ser hijos de Dios decretamos nuestro pan diario, fresco y bueno.

No te dé miedo decretar. Algunos temen, porque creen que al decretar están mandando a Dios. No es al Padre que damos la orden, sino a la ley que Dios dispuso para que por medio de ella tuviésemos poder, sabiduría y amor (2 Ti. 1:7), y así evolucionemos y conozcamos el REINO DE LOS CIELOS.

El decreto es la calificación de tu fuerza mental a través de la palabra pensada, hablada o escrita. El decreto es el poder ejercido de la palabra.

Al decretar cosas positivas, por el sólo hecho de crear ideas estás creando vacíos. Con el poder de la palabra pides la forma y esencia de lo que deseas, y con la acción terminas llenando ese vacío. Dios está dispuesto a cubrir tu copa hasta rebosar (Salmo 23:5).

Varios estudiantes de ciencia divina me vienen muchas veces con la queja de haber detectado el bien y no recibirlo. Piensan que no es verdad y se decepcionan de la enseñanza y hasta de Dios. Lo primero que les digo es: «no sean caprichosos, algún error cometieron al hacer el decreto, ya que hay que tener en cuenta algunas leyes más». Estas leyes quiero explicarlas poco a poco para no seguir errando y hacer las cosas lo más perfecto que se pueda.

El estudiante hace el decreto, pero algunas veces olvida un principio universal que es inminente cumplir para recibir la respuesta. Es la LEY DE CORRESPONDENCIA o de respuesta mutua.

Esta ley enseña la correspondencia entre los planos de manifestación. El Kybalión da el siguiente enunciado:


«Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba». Un ejemplo de esta ley la podemos ver en nosotros mismos. Principalmente, estamos conformados por espíritu, pensamiento, emociones y materia. Cada una de estas partes tiene su propio vehículo o cuerpo, para desenvolverse en su plano de manifestación (1 Co.15:40). Si todos nuestros cuerpos están equilibrados, todo nuestro ser estará bien.

Si el pensamiento se hace pesimista, afecta por ley de correspondencia el cuerpo emocional, y este afecta el cuerpo material. Pero, si al contrario, nuestros pensamientos son altamente positivos, nuestras emociones se expresarán con los sentimientos más nobles y poderosos, trayendo armonía y salud a nuestro cuerpo.

Aplicando la ley de correspondencia a nuestro ser, el enunciado dice:
COMO ES ADENTRO ES AFUERA;
COMO ES AFUERA ES ADENTRO.

Un uso incorrecto para nuestra naturaleza humana en esta ley, es en la parte que dice: «Como es afuera es adentro», sobre todo en la aceptación de las cosas del mundo presente como la violencia, droga, SIDA, escasez, etc. Permitimos que la publicidad, los medios de comunicación o la moda, manipulen nuestra mente. Así los demás cuerpos están manipulados y supeditados a un desequilibrio total.

Lo más positivo y práctico es: «COMO ES ADENTRO ES AFUERA». No te dejes afectar por nada externo. Toma las riendas de tu propia vida. Si en el externo se dice: «hay escasez», «la epidemia nos invade», «el terrorismo nos tiene asustados», etc., no lo aceptes, no te atemorices, no juzgues, porque, de lo contrario, eres cómplice de ese mal. Trabaja de adentro (pensamiento - sentimiento) hacia fuera (tu mundo: cosas, amigos, actividades, etc.). Consagra todo tu ser a una comprensión superior de Dios, como vida, inteligencia, sustancia, y esta actitud mental; por ley de correspondencia, atraerá hacia ti un equivalente mental de toda riqueza física, mental y espiritual a la que tienes derecho.

Volviendo al decreto y en relación con esta ley, se debe tener en cuenta que para recibir una verdadera respuesta de lo que ordenamos, primero debemos obedecer el decreto formulado.

Si tú decretas sanación, la ley divina te sanará, pero primero tú debes obedecer tu propio decreto... «Como es arriba, también debe ser abajo»... ¡cierto! Habla de sanación, piensa en sanación, siente sanación y compórtate como una persona que acepta la sanación.

Si no se cumple muchas veces el decreto, es porque hacemos contra-creaciones, transgrediendo así la ley de correspondencia. Pides prosperidad, pero al mismo tiempo te quejas de escasez; suplicas amor, pero atacas con odio; declaras espiritualidad pero te comportas dogmáticamente; afirmas armonía y paz, pero hablas mal del prójimo; pides perdón, pero tú juzgas sin compasión. ¿Cuántas cosas buenas estamos diariamente pidiendo...pero también, cómo nos comportamos contrariamente a la naturaleza pedida?

Cumple la ley de correspondencia. Si quieres amor, ama primero; si deseas justicia, entonces perdona; si decretas prosperidad, ayuda a los demás; si invocas salud, sonríe y siente la vida de Dios.

Lo que tú pidas, así mismo lo debes empezar a manifestar. Es tu deber espiritual. Dice la tradición espiritual: «AYÚDATE QUE YO TE AYUDARE». Cuando tú te comportas en obra, palabra, sentimiento y pensamiento de acuerdo con la naturaleza de lo pedido, Dios te hará llegar tu premio rápida y generosamente.

Otro principio universal para tener en cuenta en el decreto, es la ley de vibración:

NADA ESTÁ INMOVIL; TODO SE MUEVE; TODO VIBRA

Este es el enunciado que te da el Kybalión, obra hermética que enseña, hace miles de años, las claves de la vida para entrar al templo de la verdad espiritual.

Es verdad, todo se mueve en el universo. Una piedra, por ejemplo, está en movimiento por la acción vibratoria de sus átomos; un planeta tiene rotación y traslación; las estrellas viajan por el cosmos; y el universo está en continua expansión.

Tu corazón está a todo momento latiendo. Si no fuera así, no podrías vivir; el cerebro no para de procesar información; el sistema respiratorio debe estar tomando continuamente el aire, y así sucesivamente todo el cuerpo.

Si algo se queda quieto, es el caos. La pereza va contra la ley de vibración, pues aquieta nuestras actividades. Muévete, busca, trabaja, investiga, etc., pero no te quedes sin hacer nada.

También hay vibración en tu ser. Si te activas, tus vibraciones serán más poderosas; pero si te estancas, entonces tus vibraciones serán más débiles.

Llena tu vida con actividad y te darás cuenta que los vacíos que hay en tu vida serán llenados por la ley, de acuerdo con el alto nivel vibratorio de tu pensamiento.

SIBAK
Publicado por María Elena Syro P

manuel
Miembro estrella
Miembro estrella

Cantidad de envíos : 683
Edad : 44
Localización : españa
Fecha de inscripción : 23/09/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: LOS 7 LEGADOS DE LA PROSPERIDAD

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 8:39 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.